Aesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrumAesthetics of the antrum

Aesthetics of the Antrum

5 de 5 basado en 2 puntuaciones de los clientes
(2 valoraciones de clientes)

19,23€ IVA incl.

El antro nos apareces bajo una campana de vidrio: sonoridades sordas, enterradas o cristalinas; ondas acústicas; olas que se difunden en resonancias, el sonido se escapa por volutas, el antro se hizo el tímpano del artista, siguiendo las alucinaciones o las obsesiones, su catedral o su monasterio. Louisa Riabova Babari comulga con sus mundos, visibles e invisibles, superiores e inferiores, por lo menos con ciertos faldones de su universo vinculado a la experiencia de su infancia en el régimen soviético.
 Marcello Cavagna.
  • Louisa Babari
  • Libro
  • 20.50x17cm
  • 88 paginas
  • Idioma Sin texto
  • ISBN: 978-84-939682-1-2
Código: Aesthetics of the Antrum Categoría:
Descripción

Aesthetics of the Antrum Louisa Babari

Una película en papel. Una narración plano a plano. Cada uno, una historia única. Contada en una línea narrativa abierta. Transportar el universo cinematográfico en un libro de imágenes fijas. Recortadas y colocadas una tras otra, mudas como en los orígenes del cine.

Trabajé principalmente con revistas de los años setenta. Ese blanco y negro, y ese gris tan particular, tienen una materia y una textura propias. Este proyecto me trasladó al tiempo de mi infancia, incursiones autobiográficas relacionadas con un universo ficticio. Llegó un momento en el que no supe discernir entre lo vivido y la ficción, pues surgió un tercer factor: la historia con H mayúscula.

Nací en Moscú y viví mis primeros seis años en la Union Soviética, con numerosas idas y vueltas a Algeria. Siempre hubo en mí una doble pertenencia a la Unión Soviética y a África del Norte. La cuestión de las fronteras y de la migración siempre estuvieron presentes en mi trabajo. Cuando uno nace en la Rusia soviética, de padre argelino, obligatoriamente se ve imbuido por la historia y la ideología. Emigrar era poder salir de esos muros. Fue la gran obsesión de mi infancia. La autopista es una ida y vuelta, sin salida… Una perspectiva cerrada que no lleva a ningún punto. Una línea de fuga. El barco funde las orillas, reúne otros lugares… Pero los collages no son imágenes relativas al viaje, ni al desplazamiento geográfico, ni a la huida. Son imágenes de mundos cerrados que navegan entre dos realidades.

La idea inicial de este trabajo fue realizar, mediante composiciones gráficas, una narración cinematográfica simulando los planos secuenciales de una película. Ésta sería una película de papel que pediría prestado, al lenguaje fílmico, algunos códigos como la lectura sucesiva de la imagen, la composición, la duración de los planos, el montaje… Mi intención era construir una narrativa que tuviera principio, desarrollo y final. La imposibilidad que tenía, en ese momento, de realizar un film de metraje clásico, me obligó a explorar otros campos donde las expresiones estaban congeladas y en silencio, donde el movimiento surgía de la relación entre los planos/collages.

La creación y, tras ella, la lectura de los collages, produce una cierta narración. Sin embargo, ésta no ha sido preconcebida, ni escenificada, ni siquiera ideada durante el montaje. Paradójicamente, se ha creado una ausencia narrativa o más bien una no narración. A lo mejor la narración no existe, ya que la imagen recompuesta o descompuesta del collage trasciende por su esencia misma. Cada una contiene una narrativa inducida. Los planos se vuelven cuadros, obras únicas, una visión -en el sentido de un cine de visiones- como el desarrollado por Andreï Tarkovski. Por tanto, esta serie de imágenes no son ya una película en su sentido más intrínseco, sino que la sucesión y el orden en el que las descubrimos pueden hacer referencia al cine y a su objeto. Uno de los puntos del encuentro de la “Estética del Antro” y el cine reside en el cruce de la ficción con la autoficción.

El término de ´ficción´ pertenece al campo del relato, conteniendo una dimensión autobiográfica por defecto, totalmente ficticia, pero que nace de la singular ambigüedad que la ficción tiene con lo íntimo. Por ello escogí como título “El Antro”; la excavación natural que sirve de refugio a hombres y a animales. Ese lugar oscuro, misterioso o peligroso en función de quién lo frecuenta o lo habita. “El Antro”: también término dado, por analogía de forma, a algunas cavidades del organismo. El organismo de lo íntimo hizo de antecámara en esta obra, confrontándose al cuerpo histórico, al contexto político y gráfico de las imágenes que son el corazón de los collages que conforman “La Estética”. Este trabajo ahonda en los orígenes. Principio, génesis, ascendente, fuente y filiación que rigen el inconsciente de mi proceso creativo.

Información adicional
Peso 0.500 g
Comentarios (2)

2 revisiones para Aesthetics of the Antrum

  1. 5 sobre 5

    :

    Yo solo lo entendí cuando mis ojos le descubrieron y en mis manos disfruté cómo una enana de esta obra en su momento desconocida para mi …Todo un honor intentar en mi perspectiva descubrir sus alucinaciones y sus mundos fascinantes de La gran artista Luisa Babari

  2. 5 sobre 5

    :

    Yo solo lo entendí cuando mis ojos le descubrieron y en mis manos disfruté cómo una enana de esta obra en su momento desconocida para mi …Todo un honor intentar en mi perspectiva descubrir sus alucinaciones y sus mundos fascinantes de La gran artista Luisa Babari

Añadir una valoración