Color Lehmitz Anders Petersen

Lehmitz Color

Damos luz a las imágenes que Anders resaltó y marcó sobre las hojas de contacto de época, con signos, señales y colores. Han perdido aquella primaria intención de resalte y estatus, su lenguaje de Morse, su sentido, pero han ganado el gesto. La huella. La soberbia de la ingenuidad. Su poder. Gráfica y plástica.

Café Lehmitz, la ópera prima de Anders Petersen, posee magia. Nos atrapa desde que traspasamos la puerta. Nos hipnotiza. La atmósfera es soberana. Anders se adueña del aire. Nos sumerge en vida. Mirada y latido de antropólogo, de naturalista. No juzga. Ni pone a su mirada pretenciosidad, ni artificio. La noche y su viaje. Como el de Céline, con la diferencia de que en los ojos de Anders no cabe ese pesimismo. Es más clemente. No es un cínico. Los quiere, es cómplice. Brinda y baila con ellos. Nos arrastra a seguirlos. Terminamos por conocerlos. Su fotografía les alienta a ser. Él ama a los que nunca se muestran. Los invisibles. Vemos a Escar, un tragasables sin camisa en el trance de meterse en líos. Al fondo, una máquina de discos y música. Vicios de amor. Nos llegan voces. Ramona da, seduce; Gretel pide… La ternura empuja. Comprensión. Los iguales comparten noche y templo. Son penitentes. Los del flagelo y la alegría. Soledad y fracaso. Sublimidad…

Café Lehmitz es una obra generosa de humanidad compartida. Un trabajo inolvidable. Hasta provocar las lágrimas. Soy testigo.

Alberto García-Alix

  • Autor: Anders Petersen
  • Año: 2017
  • Tipo: Catalogue
  • Encuadernación: Tapa dura rústica cantos negros
  • Formato: 26 x 20 cm
  • Páginas: 160
  • Idioma: Español-Ingles
  • ISBN: 978-84-939682-7-4
  • Editorial: Cabeza de Chorlito
0 Comentarios

Enviar Comentario