La Editorial CABEZA DE CHORLITO, creada en 2011 por Frédérique Bangerter y Alberto García-Alix, está de aniversario. ¡Alegría, cumplimos diez años de existencia! Después de este tiempo seguimos con nuestro vuelo y nuestra idea de no ajustarnos a ninguna línea editorial definida. Hemos ido hacia delante, contra todo pronóstico, y seguimos con la voluntad de incubar huevos de creación alumbrando futuros chorlitos.

 

SER UN CABEZA DE CHORLITO: “Expresión que se utiliza para referirse a alguien que tiene poca cabeza o que es especialmente despistado”. 

 

Los chorlitos son esos pájaros que solemos ver corriendo por las playas persiguiendo un cangrejo. Son pequeños, de patas largas y cuello tan robusto que apenas se distingue dónde acaba este y dónde empieza la cabeza. La idea de que los chorlitos son tontos viene de su costumbre de excavar sus nidos en las playas dejándolos sin ningún tipo de protección. También son sumamente despistados; no reconocen sus propios nidos, por lo que acaban empollando o alimentando el nido equivocado. 

 

¿Cómo ha podido sobrevivir un pájaro que deja a sus criaturas expuestas a tantos peligros? Muy sencillo: porque el pragmatismo no siempre lleva la razón. 

 

Como siempre dice uno de los editores: “la magia de la vida es el encuentro”.  Hay encuentros o uniones un tanto extrañas, como el del chorlito egipcio y el cocodrilo del Nilo. Los cocodrilos tienen 80 dientes que se sustituyen varias veces al año. Debido a esto, este gran reptil permite que el chorlito egipcio se pose en su boca y se alimente de los restos que encuentre. El cocodrilo consigue así una limpieza bucal gratuita y el chorlito llena su buche.  Estos encuentros e interacciones, que benefician a varias especies y que se conocen como simbiosis, anuncian el inicio de una nueva etapa en Cabeza de Chorlito. En su X aniversario, la editorial presenta Chorlito Riso y Chorlito Distribución, el primero encargado de crear y publicar proyectos impresos en risografía;  y el segundo, como una plataforma de distribución de proyectos afines a nuestro despiste. Así, cumplimos nuestro deseo de seguir generando simbiosis y fomentar el encuentro entre especies creativas.

 

contacto: info@cabezadechorlito.net

 

Chorlito distribución

 

Cabeza de Chorlito, al igual que el pájaro, también empolla otros huevos. Coge bajo sus alas publicaciones de otras procedencias  y comparte el calor de su nido. También es un ave muy ruidosa. Mira para todos lados, deprisa, con urgencia, y silba fuertemente, con ganas, ya sea para hacer reclamos en pleno vuelo, para iniciar el cortejo o, cómo no, para molestar al personal.

 

Pues sí, a estas alturas no podemos dudarlo. Si la demencia ha ido calando en nuestros huesos desde la edición hasta la propia fabricación, no podía faltar la pieza de la cadena que más dolores de cabeza da: la distribución.

 

El objetivo de Chorlito Distribución, es dar visibilidad y ofrecer su infraestructura a proyectos individuales o puntuales que no se pueden permitir crear un soporte de venta online. No es un espacio al uso, Cabeza de Chorlito, al igual que con sus publicaciones, selecciona los libros según criterios de coherencia y sentido dentro de la filosofía de la editorial. El propósito es tejer redes de apoyo y permitir que las publicaciones echen a volar con sus alas impresas.

CHORLITO RISO​

 

En su proceso de seguir habitando y recorriendo el mundo, una de las características más importantes del curioso chorlito es su capacidad de orientación y su extrema inteligencia para conocer exactamente su nuevo destino sin siquiera haberlo visto antes. Pero, ¡atención!, sabe que para lograrlo debe volar en compañía y, además, ser un verdadero estratega.

 

A principios del 2021, en el madrileño barrio de Cuatro Caminos, tres apasionados del papel: Frédérique Bangerter, Héctor Melchor y Marcela Rodríguez, se cruzan y reconocen de inmediato. Cada uno trae consigo un bagaje y una experiencia personal diferente en el mundo gráfico y editorial pero la misma idea en la cabeza: crear un espacio único junto a Elvis Miranda y sus ocho tambores de colores.

 

Nace entonces Chorlito Riso, no solamente como un espacio de trabajo en el que cada publicación se desarrolla desde la idea inicial hasta la manufactura y entrega final, sino como un silbido alto que reúne a quienes disfrutamos la aventura de imprimir en risografía, una técnica diferente, original, con vida propia y manchas de tinta que dejan huellas en nuestras manos y en cada proyecto editorial.